Noticias
Consejos para calcular el consumo y ahorrar en gasolina

02 julio 2015

Consejos para calcular el consumo y ahorrar en gasolina

Si vas a viajar con tu moto este verano, es posible que hayas calculado los costes del viaje: hoteles, restaurantes, autopistas…y también gasolina. De hecho el combustible siempre es un quebradero de cabeza más, ya que los consumos durante un viaje no son a los que estamos acostumbrados en uso diario. Por eso os brindamos estos consejos a tener en cuenta para que ahorréis en consumo durante estas vacaciones.

 

Neumáticos

Las presiones de los neumáticos, un clásico. Tener controladas las presiones de los neumáticos es un punto clave en el consumo. Un neumático con una presión inadecuada acaba influyendo en el consumo, ya que no aprovecha la energía que le entrega la moto y por tanto pierde eficiencia. Y más importante, se trata de un elemento de seguridad. Por tanto, es obligatorio revisar las presiones antes de salir con tu moto. Si no sabes cuales son las adecuadas para tu neumático Metzeler, puedes consultarlo en nuestra web.

 

Por cierto, un neumático más ancho tiene más consumo, ya que su por tanto la superficie expuesta al piso es mayor y se incrementa el rozamiento. Si quieres saber que medidas de neumático están disponibles para tu moto, en la web de Metzeler también tenemos un buscador para que encuentres el tamaño que desees o nos lo puedes preguntar en nuestro Facebook.

 

Nuestra moto

Obviamente, según la cilindra y tipo de nuestro motor el consumo será mayor o menor, pero hay un par de aspectos que podemos mejorar independientemente del tipo de moto que tengamos: revisar el filtro de aire, si está sucio impedirá una mala mezcla de gasolina/aire en el motor que acabará por traducirse en más consumo, y tensar bien la cadena, ya que la perdida de transmisión acarrea una falta de prestaciones y quizá nos excedemos con el puño por este motivo.

 

Hay dos aspectos muy importantes que influyen en el consumo: el peso y la aerodinámica. Así, por ejemplo, si queremos realizar muchos kilómetros encima de una moto naked, recomendamos hacerse con una pequeña cúpula y reducir al mínimo el número de elementos salientes de la moto y gastar una buena equipación personal para reducir la resistencia al aire, que acaba traduciéndose en consumo. Y lo mismo ocurre con el peso: aunque de viaje vamos cargados con nuestras pertenencias, una buena distribución de pesos a la hora de ponerlas simplificará las exigencias dinámicas a la moto y por tanto, no necesitará tanto esfuerzo para moverse.

 

Un pequeño gran consejo, y que es fácilmente aplicable, es repostar en las horas de menor calor del día. Entonces, ¿por qué hacer una visita nocturna a la gasolinera el día antes de partir? Es física: sabemos que los líquidos como la gasolina se expanden con el calor. Esto significa que existe cierta evaporación de la gasolina ante el calor y cómo queremos evitar esto, recomendamos repostar cuando haga menos calor. Además ¡cabrá un poco más gasolina en el depósito! Si os fijáis, en las competiciones las motos en la parrilla de salida tienen el depósito cubierto por un parasol aluminizado en los días de más calor para evitar este efecto de evaporación.

 

Conducción

No hace falta decir que el estilo de conducción afecta al consumo. Pero si queremos practicar una conducción económica lo mejor es evitar acelerones innecesarios, especialmente en la ciudad y sus cadencias de semáforos. Luego, en las arrancadas, utiliza más el embrague. Las marchas largas también contribuyen a bajar el consumo: un motor menos revolucionado significa que consume menos, así que podemos jugar con ello y evitar estirar las marchas. Usa también el freno motor a tu favor: desacelera bajando marchas en vez de buscar el punto muerto, ya que el motor consume gasolina para mantener el ralentí.

 

La ruta

Que los consumos varían según el entorno que nos movamos es algo que todos conocemos. Pero por eso es mejor tener en mente cuanto uso vamos a dar a nuestra moto por ciudad, carretera o autopista para hacernos una idea precisa del consumo.

 

La ciudad dispara los consumos, así que lo mejor es reducir los desplazamientos a lo mínimo. En cambio, existe la creencia de que la autopista es la mejor manera de controlar el consumo. Es cierto que a velocidades legales, el consumo en autopista es contenido, pero también es continuado. Siempre estamos dando gas. En cambio una ruta por carretera puede cundir mucho más en nuestra media. La razón es bien sencilla: cuando curveamos, aprovechamos la inercia de la moto en curva y solo damos gas en tramos rectos. A medida que se suman curvas y kilómetros esto se traduce en mucho tiempo con el “grifo cerrado”, mejorando así el consumo… ¡y además no hay duda de que es mucho más divertido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *